¿Que puede causar una mala postura?

La espalda forma parte de tu organismo por lo que cuanto más la cuide y la proteja, mejor será su salud.

Se define como postura a la composición de posiciones de todas las articulaciones del cuerpo humano en todo momento (Kendall, 1958).

La adopción de determinadas posturas durante largos periodos de tiempo, como por ejemplo, durante la jornada laboral, debe someterse a cuidadosos estudios ergonómicos, con el fin de lograr una mejor adaptación del sujeto a sus tareas y prevenir lesiones.

La postura correcta desde el punto de vista fisiológico es aquella que no es fatigante, dolorosa, no altera el equilibrio, el ritmo, ni la movilidad humana. Esta debe ser mantenida sin esfuerzo, a través de mucho tiempo y de cualquier actividad.

La región lumbar es la zona más problemática, ya que sobre ella recaen gran parte de las fuerzas generadas, especialmente a nivel lumbosacra. Es una región que se ve especialmente comprometida en los movimientos articulares forzados. Así mismo, la zona cervical y dorsal son zonas muy solicitadas tanto en la vida diaria como en la actividad física, por las posiciones que se adoptan comúnmente.

En el ejercicio como en la vida diaria se debe de cuidar la postura que se adopta, ya que es más factible que exista una lesión a nivel articular y/o muscular cuando existe una mala postura. Dichas malas posturas desgastan articulaciones y generan dolores intermitentes. La lumbalgia es un claro ejemplo de lesión causada por una mala higiene postural.

¿Que puede causar una mala postura?

Músculos abdominales débiles, tensión o estrés, mala pisada, entre otras. Realiza series de abdominales para fortalecer tus músculos y realízate un estudio de la pisada para conocer como estas apoyando tu peso y si esta afecta tu forma de estar y de caminar.

Recomendaciones para realizar ejercicios de peso:

  • Mantenga la espalda recta.
  • Flexione las rodillas y caderas.
  • Mientras realiza el esfuerzo de elevación del peso, pase sus piernas de flexión a extensión.
  • Evite realizar este esfuerzo con la espalda inclinada hacia delante.

 

Autor: L.N. Laura Andrea Cázares Pastrana
Gerente de Neofeet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *