¿AL SUDAR QUEMO GRASA, REALIDAD O MITO?

Muchos aún tienen la idea errónea de que el hecho de sudar quema grasa. Piensan que sudar, ya sea haciendo ejercicio o por simples factores ambientales relacionados con altas temperaturas, les ayuda a perder o “quemar” grasa. 

Siempre he escuchado gente que dice: “Hoy sudé como cerdo y bajé dos kilos de peso”. Tengan en cuenta que el bajar o perder peso no siempre tiene que ver con el hecho de perder o quemar grasa, ya que los factores que afectan los resultados en la báscula son la masa muscular, la grasa acumulada en el tejido adiposo, los fluidos corporales, órganos, huesos, etc. 

Por eso cuando dices que al sudar pierdes peso, es cierto, pero ese peso lo has perdido principalmente por el agua y minerales que expulsas a través del mismo (sudor), no porque la composición del sudor esté acompañada también de grasa. Tal vez hayas podido perder o quemar algo de grasa haciendo esa actividad que te hizo sudar, pero la báscula no te dirá cuanto perdiste en relación a la grasa que tenías almacenada en tu tejido adiposo. 

Cuando estás en reposo, si no comes en exceso evitando los niveles altos de azúcar en la sangre, que aumentan la liberación anormal de insulina, tu cuerpo usará las grasas, “quemándolas”, para generar energía (proceso bioquímico de lipólisis). Pero si hay mucha insulina, esta hormona disminuye la acción de la lipólisis. 

Cuando haces cardio de intensidad moderada, que es aquel que te mantiene por debajo del 70% de tus ppm (pulsaciones por minuto) máximas, también quemas grasa. 

Tanto en reposo como en cualquier otra actividad también se usa algo del combustible principal y de más calidad el cual es la glucosa, para el correcto funcionamiento del cerebro, sistema nervioso, y otros procesos bioquímicos corporales internos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *